CEPILLATE LOS DIENTES Y PROTEGE TU CORAZÓN

SIETE CONSEJOS PARA CEPILLARTE BIEN LOS DIENTES

CEPILLATE BIEN LOS DIENTES

Elige un buen cepillo de dientes. Pregunta a tu dentista habitual cual es el mejor  que puedes utilizar.



pasta dientescon fluor

Tu pasta de dientes siempre con flúor.





hilo dental

Usa hilo dental.


Divide la boca para cepillarte en cuatro cuadrantes: Superior izquierdo y derecho. Inferior izquierdo y derecho. Cepilla suavemente con movimientos cortos, verticales o circulares. No cepilles tus dientes horizontalmente.





No te olvides de cepillarte la lengua.




Usa para finalizar un enjuague bucal.



cepillar dientes después de cada comida

Es aconsejable cepillar los dientes durante dos minutos y tres veces al día después de cada comida.




(*) También puede interesarte este artículo sobre higiene bucodental.


CONSECUENCIAS DE UN MAL CEPILLADO DE DIENTES

El cepillado de los dientes es fundamental para mantener una adecuada higiene oral y prevenir infecciones bacterianas de los dientes con posterior desarrollo de caries y/o pérdida de piezas dentarias.

Según estudios realizados por la Universidad de Londres y la Universidad de Connecticut, cepillarse cuidadosamente los dientes, utilizar el hilo dental y tener periódicamente las revisiones y los tratamientos necesarios que no sólo harán que usted tenga una blanca y perfecta sonrisa, sino que también ayudará a la salud de su sangre y su corazón.

Otro reciente estudio estadounidense señala que mantener una adecuada higiene oral ayuda a prevenir infecciones cardíacas. Los investigadores realizaron una prueba a 120 pacientes con severos problemas de periodontitis (infección, enfermedad causada por bacterias en las encías). A estas personas se les recomendó tratar este problema mediante un intenso tratamiento para sanear que incluía la eliminación de bacterias, sarro, y la extracción de las piezas dentales que ya no podían salvarse.

Al principio, el intensivo tratamiento dental, estudiando el sistema circulatorio resultó en una inflamación de los vasos sanguíneos y en particular de las arterias, pero después de 6 meses, aquellos pacientes que recibieron el tratamiento mostraron muchas mejoras en sus encías y en el funcionamiento de sus vasos sanguíneos.

Aunque mencione dos estudios, recientemente son cada vez más los artículos científicos que muestran que una descuidada higiene dental puede provocar incluso un ataque cardíaco así como un derrame cerebral. Estas importantes investigaciones nos muestran una evidencia directa entre la salud dental y el buen funcionamiento de los órganos cardiovasculares.

La investigación va encaminada a que más adelante podamos saber si también se pueden reducir los niveles de problemas al corazón a este grupo de pacientes, así como evitar más que tan sólo un dolor de muelas.

El mecanismo por el cual la periodontitis afecta las funciones cardiovasculares es aún incierta. Las enfermedades de las encías tienen que ver con las infecciones a causa de las bacterias que invaden los tejidos de los dientes.

La posibilidad y motivo mas lógico y por el que se va encaminado es que las estas bacterias obstruyan directamente al corazón y vasos sanguíneos puesto que algunas bacterias pueden ingresar al torrente sanguíneo. Otra causa es que la periodontitis provoque una inflamación como respuesta sobre el cuerpo, la cual puede afectar no solo como observamos a las encía sino tambien perjudicialmente sobre la pared vascular.

Por otro lado, a través de distintos estudios científicos se sabe que otros procedimientos dentales como una extracción pueden causar endocarditis infecciosa, la  infección de las válvulas y las cámaras del corazón que se genera por el ingreso de bacterias al torrente sanguíneo produciendo un problema cardíaco raro, pero potencialmente grave.

Partiendo de esto, los investigadores estadounidenses intentaron conocer si otras actividades dentales diarias, tales como el cepillado también se asociaban a las infecciones cardíacas. Cepillarse los dientes de una boca no saludable es casi tan arriesgado como la extracción de un diente para el ingreso de bacterias al flujo sanguíneo, según un informe publicado en la revista Circulation.

Se desconoce el riesgo de sufrir endocarditis por el cepillado según señaló el equipo dirigido por el Dr. Peter B. Lockhart, del Centro Médico Carolinas, en Charlotte, Carolina del Norte. Aunque la extracción dental es uno de los procedimientos con más riesgo de que las bacterias ingresen en la sangre, el cepillado puede lesionar gran cantidad de tejido enfermo y contaminar  las encías.

Después de analizar a 290 pacientes y comprobar la cantidad de bacterias liberadas al torrente sanguíneo durante el cepillado y la extracción dental, con y sin el uso de antibióticos, se encontró que la incidencia de bacteriemia asociada a la endocarditis infecciosa era menor debido al cepillado dental, aunque muy próxima a la generada por la extracción dental.

Es decir, las bacterias llegan al torrente sanguíneo en un 23% debido al cepillado, en un 33% de los casos a causa de un extracción dental con uso de antibióticos y en un 60% de las ocasiones debido a la extracción sin antibióticos. Sin embargo, no higienizar correctamente la boca es fruto de acumulación bacteriana, posterior infección de la misma y mayor riesgo de que las bacterias lleguen al torrente sanguíneo y provoquen una endocarditis.

Lo ideal es continuar con todos los métodos conocidos para mantener una correcta higiene oral con la finalidad de reducir las posibilidades de infección bacteriana no sólo en la boca, sino también, en la sangre y el corazón.

La salud dental es un aspecto importante a lo largo de toda la vida. Este tema también reviste de importancia para las mujeres embarazadas, considerando que el bebé que llevan en su vientre absorbe buenas cantidades de calcio de sus huesos para desarrollarse bien. Sin embargo, una mala higiene dental o una enfermedad de este tipo pueden ser perjudiciales para el feto.

El estado hormonal ocasiona frecuentemente inflamación, rojez y sensibilidad de la encía, una gingivitis propia del embarazo. Esta patología controlada no tiene la mayor importancia pero sin control puede tener serias consecuencias tanto para la madre como para su hijo, escuchando casos tan asombrosos pero reales como el titular de una noticia publicada en la prensa nacional a penas hará un año; “Mujer pierde a su hijo por infección en sus encías”. Así quedó demostrado con el caso de una mujer de 35 años, quien por culpa de una gingivitis mal cuidada, dio a luz a un niño muerto, en la semana 39 de gestación.

Hasta ese momento, no había estudios médicos que probaran la importancia de la higiene bucal de las madres en la salud de los neonatos, sin embargo, al hacerse los exámenes forenses al bebé fallecido, tanto en su sangre como en sus órganos se presentó la bacteria de la gingivitis que sufría su madre.

Este caso fue consignado en la revista científica “Obstetrics and Gynaecology”, cuyos autores enfatizaron en que de producirse una alteración en el líquido amniótico, una enfermedad bucal como esa podría convertirse en un riesgo real para el niño, tal y como sucedió en este caso.

Por ello, aparte de los exámenes de rigor por su estado encinta, también considere visitar a su dentista.

Una boca sana y unos dientes blancos no sólo son un símbolo de estética, sino que demuestran la buena salud del individuo que los posee.

Fdo: Dra. Lola Terrés Puebla

Compartir entrada: