ODONTOLOGIA DE CALIDAD E INDIVIDUALIZADA PARA EL PACIENTE

Los profesionales odontólogos hoy nos enfrentamos a la mercantilización de nuestro oficio, las franquicias y la moda por una boca sana.

Cada vez salen más odontólogos en cada promoción que sólo podemos ver de forma positiva el que se instalen entre nosotros. Sólo hay un aspecto que los dentistas de vocación vemos muy negativo: la mercantilización y la banalización de la atención al paciente.

Cuando a un paciente se le ofrecen tratamientos tipo 3×2 o saldos y regalos absurdos, como si de unos grandes almacenes se tratara, no solo se está banalizando una actividad de salud profesional que emana del mismísimo Hipócrates, sino que se está directamente realizando una mala praxis médica, debido a que el énfasis no se está poniendo en el tratamiento más adecuado para el paciente, sino en un coste determinado, en un «regalo», cuando de lo que se trata es de atender a una dolencia o necesidad dental de un paciente.

No creo que nadie vaya por ahí mirando si la prótesis de cadera o la válvula cardiaca que le van a poner es de tal o cual marca. Se supone que el paciente confía en su médico.

Una clínica dental no es un establecimiento de cosmética, o una peluquería, es un centro sanitario donde se tratan dolencias o enfermedades de la boca, y confundir al público con estas cosas es atacar de raíz a la buena praxis médica.

La culpa de esta mercantilización es de los poderes públicos, que no son capaces ni siquiera se plantean regular la publicidad en el ámbito sanitario. También son los políticos los que permiten el crecimiento descontrolado de universidades privadas, que crecen como setas de forma caprichosa, fabricando anualmente oleadas de dentistas en paro.

Estos jóvenes dentistas sin trabajo terminan siendo explotados laboralmente por marcas comerciales, empresarios ajenos a la odontología y franquicias que basan su éxito comercial en el marketing masivo en lugar de en la praxis odontológica de calidad y en la deontología profesional.

Afortunadamente existe la odontología de calidad y seguirá existiendo, a pesar de las agresiones de unos pocos pero cada vez más, cortos de miras, más preocupados por el cortoplacismo y la imagen que por apoyar a la sanidad desde un punto de vista de la calidad.

Como profesionales de la salud debemos de ser fieles a nuestros principios y nuestros fines; la lucha por una odontología de calidad centrada en el paciente.

Dra. Lola Terrés

Fuente: Diario información. Entrevista a D.E.C

Compartir entrada: