Para tener unos dientes sanos…

Enséñales desde pequeños a cepillarse los dientes, después cada comida y sobre todo antes de irse a la cama.

Recuerda que deben cepillarlos durante al menos dos minutos.

Cambia de cepillo cada tres meses.

Utiliza cepillos y pastas dentífricas adecuados a la edad del niño.

Y también vigílalos y trátalos si es necesario.

Compartir entrada: