¿POR QUÉ ES CARA LA ODONTOLOGÍA?

EL PRECIO DEL TRATAMIENTO DENTAL

Éste es un tema muy común, los dentistas son caros, o al menos eso es lo que se dice. Esto es un topicazo, la odontología ha evolucionado muchísimo en los últimos 10 años y sin embargo los dentistas casi no han subido sus precios en España en el mismo periodo ni al mismo ritmo. Quizá antes si eran caros para la calidad de servicios que brindaban, pero a día de hoy no lo creo. Tenemos que entender que un buen dentista no hace dientes en serie, adecúa cada trabajo a cada paciente, dedica tiempo a cada uno de sus pacientes y se está formando continuamente en cursos que cuestan un “riñón”.

Todo el mundo quiere que su dentista esté al día, ¿acaso no deben pagar por ello?. Se que todos hacemos lo mismo y que unos queremos cobrar “X” y otros “Xx2” por los tratamientos, siendo estos iguales. Pues de iguales nada, ni todos los “empastes” son iguales ni todos los dentistas son iguales. Los “empastes” (obturaciones), reconstrucciones o como se quieran llamar solo son iguales en el nombre que se les da.

Una buena forma de intentar hacer una comparación sería si tiene coche y cúanto lo usa. El que tenga algo que sobrepase un coche normalito (a partir de 12000€) y no lo use todos los días durante 10 años está tirando el dinero comparado con el que se gasta ese mismo dinero en su boca. Muchos nunca necesitaremos gastarnos eso y sin embargo se sigue diciendo que el dentista es caro. Pensemos un poco antes de hablar. La boca la usamos 24 horas al día, todos los días, durante toda nuestra vida y necesita reparaciones, ¿acaso no las necesita un coche? ¿Cuánto nos suponen las revisiones periódicas? Por cierto, he dicho que un coche es caro si lo compras una vez, ¡pero es que encima nos compramos uno cada ciertos años! Así que la factura en algo de lo que realmente no dependemos muchos, pues existe el transporte público, es muchísimo más alta que la del dentista incluso cuando se tiene la boca muy mal. Por lo tanto el concepto de caro y barato de muchas personas es, cuando menos, cuestionable.


¿Por qué somos caros?

No voy a hablar de las tonterías accesorias que se pueden hacer en una consulta como tener las cataratas del Niagara dentro, pantallas de plasma o un tercio de la jungla del Amazonas entre la sala de espera y la recepción, solo de los tratamientos. Estamos en un centro sanitario no en una nave de ultima generación. Lo primero que hay que decir es que la mayoría de los tratamientos dentales caros tienen relación con la fabricación de prótesis y con cirugías.

En el caso de las cirugías lo que se paga son materiales muy caros (implantes dentales probados y estudiados, materiales de injerto de hueso y membranas que los protegen, etc) y formación del especialista en cursos de Postgrado y Especialización que no son nada baratos precisamente y en cursos de formación continuada cuyos precios son altos a pesar de su corta duración. Por tanto esto encarece, a más y mejor formación y cuanto mejores sean los materiales más caro será el tratamiento. Además hay dentistas que son auténticos virtuosos y que cobran más, pero es que la diferencia entre unos y otros puede ser muy grande. Recuerden, este es un trabajo “artesanal” y las manos del artesano son lo más importante. Lo más importante es el indio, no las flechas. Pero los indios listos cogen las mejores flechas…
La otra parte es la prótesis, es decir “fundas” y “dentaduras”. En esto a la gama de dentistas (más cuidadosos, habilidosos y mejor formados) y la gama de materiales, hay que añadirle la aparición de otro artesano: el técnico de prótesis dental. Los protésicos (o como se decía antes, los mecánicos dentistas) pueden llegar a elevar su trabajo a la categoría de arte y excelencia en sus trabajos. Los mejores técnicos cobran más porque dedican más tiempo (que es lo más caro del mundo), usan los mejores materiales, las mejores herramientas y además son los que consiguen los resultados más naturales, hacen restauraciones que son indistinguibles de los dientes naturales o hacen dentaduras que parecen dientes naturales y no se puede saber que son resina.
Estos artistas cobran más y por lo tanto el precio es más alto, pero merece la pena tener en la boca coronas que no parecen fundas que sean imperceptibles a nivel estético pero a nivel sanitario todavía más importante es el mejor ajuste de ellas, evitando filtraciones, desajustes, márgenes oscurecidos, etc. Hay muchos grandes técnicos en España, gente que de verdad merece la pena pero que debe cobrar la diferencia de sus trabajos porque lo vale.

Es importante entender la diferencia de precio de las cosas. Puede ser que un dentista caro no sea muy bueno, pero un dentista barato no podrá pagar los mejores materiales, ni el trabajo de los mejores técnicos de laboratorio, ni la mejor formación continuada. Además lo barato suele ser caro porque la boca es un medio muy agresivo y “la mierda acaba saliendo a la superficie”,  así que pensad en donde os gastáis “los cuartos”.
Dra. Lola Terrés Puebla

Fuente: Blog “Odontología sin chorradas”

Compartir entrada: