SALUD BUCODENTAL DIABETES CONSEJOS


La Diabetes es una enfermedad de origen no infeccioso causada por una insuficiencia absoluta o relativa de insulina. Son varios los procesos patogénicos que están involucrados en el desarrollo de la diabetes y que dan lugar a una hiperglucemia en sangre.

Las alteraciones de la función inmunitaria, de la cicatrización y del metabolismo del colágeno de estos pacientes incrementa el riesgo de padecer patología periodontal y a su vez, la enfermedad periodontal es un factor de riesgo en la aparición de complicaciones y en el control metabólico en diabéticos.

Aunque las manifestaciones orales en el paciente diabético no son específicas ni exclusivas, existen cuadros de localización oral cuyo hallazgo es más frecuente en las personas con diabetes y pueden seguir una peor evolución debido a los niveles elevados de glucosa en sangre, lo que hace más propensos a los diabéticos a desarrollar enfermedades bucales.

Las complicaciones orales de la diabetes están relacionadas con la capacidad de una persona de controlar sus niveles de azúcar en sangre (control glucémico) y su salud en general. El desarrollo de estas afecciones se debe a la sequedad de boca, a la lenta cicatrización de las heridas y a la alteración de las respuestas inmune e inflamatoria.

EL PACIENTE DIABÉTICO EN LA CONSULTA

En el tratamiento odontológico del paciente diabético, aunque básicamente no hay diferencias con el realizado en el resto de pacientes, acontecen una serie de factores que pueden provocar la pérdida del control metabólico, produciendo una descompensación del diabético y por tanto la posible aparición de complicaciones no deseables.

Estos factores son:

Dolor: El control del dolor en el paciente diabético es muy importante, ya que se ha comprobado que en todas las personas el estrés agudo aumenta la liberación de adrenalina y la eliminación de glucocorticoides y la disminución de la secreción de insulina. Todas estas alteraciones provocan un incremento de la glucosa sanguínea y de ácidos grasos libres que pueden descompensar una diabetes, ya que la adrenalina tiene efecto contrario a la insulina.

Estrés: Cuando el cuerpo percibe que hay una situación de estrés aumenta su producción de adrenalina, esta hormona ocasiona una cascada de reacciones en el cuerpo, entre todas ellas en el hígado, que mantiene un almacén de glucosa y grasas para las emergencias, saca estos combustibles hacia la sangre para que estén disponibles en caso de necesitarlos, lo que hace que aumenten las cifras de estas dos sustancias en sangre. De esta forma el diabético puede desarrollar una hiperglucemia.

Lenta cicatrización de las heridas. Esta cicatrización comprometida en el diabético es debida a una alteración en la actividad celular con una menor síntesis de colágeno por parte de los fibroblastos y a un aumento en la actividad de la colagenasa.

Susceptibilidad a las infecciones. Los pacientes diabéticos tienen mayor susceptibilidad para las infecciones. Según el tipo de intervención y el grado de control de la diabetes, para evitar complicaciones es recomendable la instauración de cobertura antibiótica preoperatoria y, sobre todo, postoperatoria.

Respecto al riesgo de infección, puede afirmarse que el diabético bien controlado no tiene más complicaciones de este tipo que un paciente normal ante una misma intervención quirúrgica.

Por el contrario, un diabético mal controlado tiene más riesgo de infección que un paciente sano y mayores efectos nocivos.

 

CONSEJOS BUCADENTALES PARA DIABÉTICOS

  • Mantenga su nivel de glucosa sanguínea en niveles adecuados. Es una de las cosas más importantes que puede hacer para mantener la salud de su boca. Realizar un correcto control glucémico para mantener los niveles de glucemia lo más cercanos posible a la normalidad para disminuir el riesgo de enfermedad periodontal ya que ésta dificultará a su vez el control glucémico.
  • Visite a su dentista cada 6 meses para un examen completo, en caso de ser necesario visítelo con mayor frecuencia.
  • Hable con el dentista sobre cómo mantener una buena salud bucal. Mantener unas correctas medidas de higiene bucodental.
  • Examine regularmente su boca para detectar los problemas a tiempo, pieza por pieza e incluyendo las encías.
  • En caso de usar dentadura postiza, extremar su higiene y su estado, y asegurarse de que ajuste bien y no produzca roces o heridas.
  • En caso de que presente llagas, heridas, sangrado de encías, ulceras, pérdida de dientes, dolor en la boca, parches blancos o mal aliento, visite inmediatamente a su dentista.
  • Cepille los dientes después de cada comida  y use el hilo dental diariamente. Los dientes deben cepillarse al menos dos veces al día, y siempre después de cada comida. Completar la limpieza con hilo dental o por lo menos usarlo una vez al día para remover la placa y bacterias depositadas entre los dientes. De esta forma se evita la aparición de placa dental y el desarrollo de la enfermedad periodontal.
  • Deje de fumar. Esto agrava la enfermedad periodontal.
  • Someterse a tratamientos periodontales, en caso de ser necesarios, con el fin de conseguir un adecuado estado del hueso y la encía y así evitar la pérdida de piezas dentales.Dra. Lola Terrés Puebla

Compartir entrada: