Periodoncia

MÁS VALE PREVENIR QUE CURAR

Mantener unas encías sanas será fundamental para la supervivencia de tus dientes.

Periodoncia

La Periodontitis es una enfermedad crónica, dónde los pacientes requieren de tratamiento durante toda su vida, basado en la eliminación de las bacterias de todos los nichos intraorales, con sus fases de mantenimiento y apoyado en un cuidado estricto de la higiene por parte del paciente.

En definitiva, el objetivo del mantenimiento es conservar a lo largo de la vida del sujeto la salud conseguida con el tratamiento periodontal activo. Todo esto para impedir la progresión y recurrencia de la enfermedad periodontal y prevenir la pérdida dentaria.

CARACTERISTICAS DE LA ENFERMEDAD DE LAS ENCÍAS O ENFERMEDAD PERIODONTAL

Hoy en día el término de Periodontitis o “piorrea” estás más presente que nunca en el mundo de la salud oral. Muchos pacientes acuden a nuestra clínica con dicha terminología, pero sin verdaderamente saber qué es y qué factores la pueden desencadenar. Para que podáis entender todo con más claridad, partiremos de una encía considerada como sana para ir pasando a las distintas afectaciones de la misma si no se llevan a cabo.

 

Encias sanas: Grosor fino, Color rosa pálido, Sin sangrado a un estímulo. Por el contrario cuando estamos ante una infección bacteriana de las encías, que destruye las fibras de inserción y el hueso de soporte que mantienen los dientes en boca, hablaremos de enfermedad periodontal.

 

El estado menos severo se conoce como gingivitis, y conforme avanza la enfermedad se forman bolsas, éstas se llenan de bacterias y destruyen más tejido, hueso y los dientes eventualmente se aflojan y se pierden. Aquí es cuando diferenciamos una afectación reversible o Gingivitis, de otra irreversible o Periodontitis.

 

Aunque la gingivitis siempre precede a la Periodontitis, no todas las gingivitis progresan a periodontitis, ésta es muy variable en el sentido de que no afecta uniformemente a todos los dientes, sino que tiene predilección por algunos individuos y sitios periodontales.

 

La gingivitis viene a caracterizarse por una inflamación y sangrado de las encías, causada por los restos alimenticios que quedan atrapados entre los dientes y por una nula o deficiente higiene bucal.

 

Cuando la gingivitis no se trata debidamente, puede convertirse en periodontitis. Esto quiere decir “inflamación alrededor del diente”. En la periodontitis, las encías se alejan de los dientes y forman “bolsas” donde anidan las bacterias periodontales.

 

Esta enfermedad puede presentarse según la afectación de las encías y hueso alveolar de soporte del diente de 3 maneras: inicial, moderada o avanzada. Cuanto más se tarde en tratar mayor probabilidad habrá de pérdida dentaria.

 

El objetivo principal de la fase del tratamiento es restaurar la salud gingival mediante la eliminación completa de los factores locales de la superficie dental que producen inflamación gingival: placa, cálculo o “sarro” y cemento contaminado.

 

Al mismo tiempo se pretende:
-Sustituir la flora patógena por flora compatible con salud.
-Transformar los tejidos inflamados por tejidos gingivales sanos.
-Reducir las bolsas periodontales.
-Obtener una superficie radicular compatible con un tejido conectivo y un epitelio de unión sanos.

 

La Periodontitis es una enfermedad crónica como la Diabetes, dónde los pacientes requieren de la insulina como tratamiento durante toda su vida; de tal manera que el tratamiento de la periodontitis requiere de un tratamiento de por vida, basado en la eliminación de las bacterias de todos los nichos intraorales, con sus fases de mantenimiento y apoyado en un cuidado estricto de la higiene por parte del paciente.

 

En definitiva, el objetivo del mantenimiento es conservar a lo largo de la vida del sujeto la salud conseguida con el tratamiento periodontal activo. Todo esto para impedir la progresión y recurrencia de la enfermedad periodontal y prevenir la pérdida dentaria. Doctor Manuel Pilar Ordiales Clínica Dental Seoane-Pampín

Periodoncia 1

Vídeo